1-855-962-7696
​Justice@JusticeCuba.com

JusticeCuba

© Copyright. All Rights Reserved

JusticiaCuba

JusticeCuba


15 de julio de 2017 - 18:07 - Por DANIEL CASTROPÉ

En Miami se reunió este sábado la Comisión Internacional Fiscalizadora de Crímenes de Lesa Humanidad del Régimen Castrista para recibir las primeras denuncias de víctimas y familiares


MIAMI.- Con una primera sesión oficial en el Ayuntamiento de Miami arrancó en firme este sábado la Comisión Internacional Fiscalizadora de Crímenes de Lesa Humanidad del Régimen Castrista, cuyo panel integrado por activistas de los derechos humanos de 10 países recibió las primeras denuncias de víctimas y familiares de hechos atroces que se le atribuyen a la dictadura cubana.

La reunión se realizó en el salón de la Comisión de Miami, y actuó como presidente el mexicano René Bolio, y en calidad de relatores Martín Elgue (Uruguay), María Méndez (Costa Rica), Jorge Villena (Perú), Hipólito Ramírez (República Dominicana), Maher Nana (Siria), Ana Cervonne (Italia), Martín Paz (Venezuela), Yang Yianli (China) y Víctor Zalba (España).

La audiencia, que comenzó a las 11:00 de la mañana y se extendió hasta pasadas las 2:00 de la tarde, tuvo como finalidad recoger una serie de denuncias en relación a casos que, a lo largo de la denominada “revolución castrista”, han causado luto y dolor entre la población de La Mayor de las Antillas.


La masacre del remolcador

El caso del hundimiento del remolcador “13 de Marzo” contó con un amplio espacio para escuchar en el recinto las voces de tres protagonistas de ese hecho, ocurrido el 13 de julio de 1994, cuando naves al servicio del castrismo ocasionaron la muerte de 37 personas.

El escritor y poeta Jorge A. García, quien perdió 14 familiares, incluido su hijo Joel, durante la que se considera “una de las peores masacres de la dictadura castrista”, entregó a la comisión copias de un libro de su autoría que recoge los testimonios de sobrevivientes y víctimas de la matanza.

García, mostrando un rostro cargado de emociones y unos ojos envueltos en lágrimas, relató cómo cuatro “Polargos”, atendiendo órdenes del alto mando militar en cabeza de Fidel y Raúl Castro, accionaron “chorros criminales” contra personas cuyo “único crimen” era pretender llegar a los Estados Unidos, en busca de libertad.

"Aunque la denuncia no me devuelve a mis seres queridos, me siento mejor al manifestar mi dolor ante esta comisión. Sólo pido que los culpables sean juzgados, ya sea por un tribunal en una Cubademocrática o un tribunal competente", dijo García.

Por su parte, Guillermo Martínez, quien 23 años más tarde aún desconoce cómo logró ponerse a salvo “a pesar de no saber nadar”, denunció ante el panel la pérdida de su hija de solo dos años como producto de la agresión con chorros desde las embarcaciones oficiales.

Asimismo, el también sobreviviente Iván Prieto describió el hecho como un acto “de mucha crueldad” y recordó que el remolcador en el que viajaban 72 personas era pilotado por su padre Fidencio Ramel Prieto, jefe de operaciones del Puerto de La Habana.

El caso de la rastra

Otro de los casos expuestos a los miembros de la comisión fiscalizadora fue el de la masacre perpetrada por el régimen contra un grupo de opositores que se tomó Bahía Cochinos, en Cuba, con la intención de derrocar al dictador Fidel Castro.

Amado Gayol, combatiente de la Brigada 2506, relató el momento en que fue encerrado con casi un centenar de prisioneros en una rastra, herméticamente cerrada, durante un episodio de la invasión de Bahía de Cochinos, en 1961, en el que nueve de sus compañeros murieron asfixiados.

Gayol calificó la acción como un “hecho salvaje” que contrastó con el trato humanitario dado a varios militares cubanos en medio de la fallida toma.

Comisión da un primer paso en firme para lograr condenas contra la dictadura cubana